martes, 18 de febrero de 2014

Nathalie Daoust - Tokyo Hotel Story












































































































































“Estoy interesada en saber porque las mujeres hacen esto. ¿Es bueno o es malo? Sin embargo yo no diría que soy una feminista, solo estoy tratando de entender y respetar sus decisiones. En Japón la gente no es pobre y casi nunca se ven obligados a este trabajo, así que, ¿porqué hacerlo?. En Brasil he fotografiado uno de los burdeles más pobres en una de las peores áreas de Rio de Janeiro. Si estas mujeres eran obligadas ¿como abordaban el trabajo?. Cada una tenía su historia. Supongo que mi preocupación era entender y combinar esto con la fotografía. Al mismo tiempo me siento como si solo utilizara la fotografía como excusa para entrar en esos mundos. Yo no podría ser amiga de todas esas mujeres y llegar a conocerlas a nivel personal si no fuera por mi cámara.” 


viernes, 14 de febrero de 2014

Miki Takahashi








































































































“La fotografía y los viajes son dos de mis grandes pasiones. Hace seis meses empecé un proyecto nuevo porque quería cambiar algunas cosas. El escenario que vemos en la imagen lo hice en el puerto de Tsing Yi, en Hong Kong. La mujer doblemente expuesta soy yo y me fotografié en mi habitación”, nos explica Miki Takahashi al hablarnos de la captura que ilustra el artículo de hoy.

“Una mujer abre los otros y mira al mundo. Otra mujer cierra los ojos y siente el mundo. Es una mezcla del calor y la fatiga de Asia.”


Esta joven autora japonesa nos explica que su fotografía es importante dentro de los trabajos que ha realizado en los últimos meses ya que muestra lo que ella ha visto y vivido, mezclado a su vez con el rostro de una mujer. “Es el nacimiento de un nuevo punto de vista y lo disfruto”, nos confiesa Takahashi, para añadir luego que “es importante tener a alguien siempre en mente cuando se fotografía”.

“La imagen tiene un 50% de planificación y otro 50% de improvisación. Cuando capturé el escenario no pensaba que lo utilizaría más tarde en otro trabajo. Pero cuando hago fotos de mujeres siempre es para proyectos concretos.”

“En este caso, al tratarse de un autorretrato no podía mirar por el visor de la cámara y eso siempre complica las cosas a la hora de disparar”, explica la autora, que para fotografiarse a ella misma utilizó una Olympus E-P2 junto con un M.Zuiko 17 mm f2.8. Con un valor de apertura de f3.5, Takahashi disparó a una velocidad de 1/160 y con una sensibilidad de 250 ISO. Para captar la escena del puerto utilizó una Fuze DC517 (una pequeña cámara de juguete digital).

Takahashi nos explica que trabajó digitalmente la imagen en Photoshop para conseguir esa doble exposición que vemos. “La fotografía es un hobby para mí. Normalmente realizo vídeos y cuando trabajo en fotografía suele ser en la categoría de retratos. Y ahora mismo solo hago autorretratos.”
“Quiero que la gente se interese por Asia y sientan el país. Y de paso quiero provocar en las personas que ven mis imágenes ese sentimiento de pensar en algo o en alguien especial”, nos confiesa la autora, para postular luego que la fotografía es una oportunidad increíble de intercambiar conocimientos con personas de distintos países.

A falta de una web personal, Miki Takahashi muestra sus proyectos en la red de creativos Behance Network. Muy recomendable.